Vulcano1016: el magnetómetro

Hola,

Lo primero, presentarse. Me llamo José Luis Pozo Blasco y soy técnico especialista en electrónica industrial. Trabajo, desde hace más de dos lustros, en el Departamento de Acústica y Geofísica de la UTM (Unidad de Tecnología Marina) perteneciente al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

La UTM -adscrita al Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y ambientales (CMIMA)- tiene como objetivo fundamental proporcionar soporte a la política nacional de I+D+I en ciencia y tecnología marina y polar.

También nos encargamos de la gestión logística y tecnológica del Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) Hespérides y de la gestión integral del Buque Oceanográfico (B/O) Sarmiento de Gamboa, de la (BAE) Juan Carlos I, del Buque Oceanográfico (B/O) García del Cid y del Buque Oceanográfico (B/O) Mytilus. Tanto el BIO Hespérides, como el B/O Sarmiento de Gamboa y la BAE Juan Carlos I son Instalaciones Científico-Técnicas Singulares (ICTS).

Asímismo, la unidad se encarga de proyectos de desarrollo tecnológico relacionado con el ámbito de las ciencias marinas.

Lo que me ha llevado a navegar a bordo del B/O Ángeles Albariño y a participar en la campaña Vulcano1016 en el contexto del proyecto VULCANO-2 ha sido la cesión de un equipo geofísico para el estudio del joven volcán submarino Tagoro en la isla de El Hierro y del volcán de enmedio, situado entre las islas de Tenerife y Gran Canaria.

El equipo en cuestión es un magnetómetro modelo Marine MagneticsSeaSpy 300. El instrumento se larga y arrastra por la popa del barco, separado de éste unas tres esloras y mide las anomalías magnéticas por donde pasa.

En este preciso momento (07:30 AM) hemos llegado a la zona de estudio de la isla de El Hierro, dispuestos a realizar unas dragas. Por la noche será momento de utilizar el magnetómetro nuevamente.

A bordo en la mar

Hola a todos,

Soy Manuel Calatán, investigador del ROA, Real Instituto y Observatorio de la Armada, una de las instituciones participantes en la campaña Vulcano1016. El ROA se encuentra en San Fernando (Cádiz), y desde su creación, hace 263 años, trabaja en diversos campos de la ciencia. Este hecho la convierte en una institución excepcional pues es difícil encontrar otro centro que se dedique al mismo tiempo a aspectos tan diversos y aparentemente inconexos de la ciencia, como la geofísica, la astronomía y el tiempo y frecuencia. Para poder entender el motivo de ello, debemos de recurrir a razones históricas, pero como alargaría demasiado esta entrada de blog, quizás lo mejor es que consultéis nuestro portal web.

Allí podréis ver imágenes de instrumentos antiguos, verdaderas joyas que fueron útiles y utilizados por marinos insignes como D. Alejandro Malaspina en su expedición, e incluso podréis acceder a un repetidor de la sala de patrones atómicos que marca la hora oficial española.

El motivo por el que el ROA participa en esta campaña es, que por primera vez, incorporamos un magnetómetro para obtener las anomalías magnéticas de las zonas en las que vamos a trabajar. El ROA trabaja en el estudio del campo magnético terrestre desde finales del siglo XIX, y por tanto es una de las instituciones más capaces de tratar e interpretar la información que con este equipo obtengamos.

Cuando se produce un terremoto, o una erupción volcánica, por citar algunos ejemplos, en geofísica intentamos obtener información de lo que ha ocurrido, tratando de detectar cambios en la densidad o en las propiedades magnéticas de las rocas del subsuelo de esa zona. Las propiedades magnéticas cambian mucho, mucho más que la densidad, por lo que es una técnica muy potente para estudiar algo una vez ocurrido, o para detectar un proceso en ciernes. En nuestro caso pretendemos repetir medidas que se hicieron hace tiempo, algunas hace casi 20 años, con lo que de detectar cambios, y estudiando cómo se distribuyen éstos por la superficie, podremos obtener informaciones tales como a qué profundidad se encuentra actualmente la denominada cámara magmática, o si se han producido cambios en algunas zonas, o si persisten cambios en otras.